Nuestro despacho

La mediación es un Sistema Alternativo de Resolución de Conflictos a la via judicial, por el que se pretende que las partes alcancen, por sí solas y con la ayuda del Mediador, un acuerdo que solvente el conflicto existente entre las mismas. Con la mediación las partes recuperan su protagonismo y la capacidad de tomar decisiones basadas en el consenso, teniendo en cuenta sus intereses y necesidades reales.

Las partes recuperan su protagonismo y la capacidad de tomar decisiones

La intervención directa de las partes en la mediación conlleva a que se puedan alcanzar soluciones satisfactorias a los conflictos de intereses entre personas físicas y jurídicas. Lo anterior conlleva a que las relaciones entre las partes resulten menos deterioradas – ya que la solución al conflicto se alcanza de común acuerdo entre las partes de forma dialogada y consensuada -, los acuerdos alcanzados resulten más duraderos y respectados por las partes, así como un evidente ahorro de tiempo y gastos y costes propios de un procedimiento judicial.

Las características fundamentales de la mediación son: la voluntariedad – queda a  decisión de las partes someterse a mediación y de continuar con la misma-, la confidencialidad y la imparcialidad y neutralidad de la persona mediadora, que en ningún caso les impone nada, sino que las ayuda a superar sus discepancias y a tomar decisiones consensuadas a través del diálogo.
Dada sus características, son susceptibles de medición conflictos de muy diversa naturaleza, desde un conflicto de carácter mercantil o societario, hasta desavenencias entre propietarios por los linderos de sus inmuebles.